PERDIDA DE LA SENSIBILIDAD


Cada vez me estoy dando más cuenta de lo insensibles que nos estamos volviendo ante una gran cantidad de situaciones que día  a día se nos presentan ante nuestros ojos. Ya en anteriores publicaciones hemos abordado la temática sobre la importancia que posee que saquemos provecho a dicho don que, en mayor o menor medida, todos y cada uno de nosotros posee en su interior. Nos estamos volviendo unos seres insensibles e impasibles que priman los intereses económicos ante la tortura de animales, considerándolo un espectáculo de interés cultural, capaces de destruir a un compañero de trabajo por el interés de ascender en la empresa e incapaces de apreciar la necesidad de ayuda que una gran cantidad de personas necesita.



Lo que más me ha impresionado de este siglo XX que finaliza, es la estupidez y la brutalidad humana
(José Luis San Pedro)



Estamos entrando en una dinámica social que, con la finalidad de pretender dar respuesta a una gran serie de absurdas exigencias sociales, nos obliga a dirigir la vista hacia otro lado, apartando la sensibilidad, dejándola en desuso y esperando a que a lo largo de los años la misma sea totalmente olvidada. Hemos llegado a extremos que nuestros sentidos ya son totalmente incapaces de detectar cuándo una situación que esta viviendo un individuo necesita de nuestra ayuda y apoyo. Estamos totalmente cegados con las tres exigencias capitales e inútiles que son las siguientes: Tener una gran cantidad de dinero, ser más que las personas mediocres que me rodean y sacrificar lo necesario para que las anteriores dos idealizaciones se cumplan. Ideales de éxito que a lo único que nos llevan es a actuar y tomar medidas inhumanas, atentando en muchas ocasiones contra los propios derechos humanos.



¿La gente está loca? No, la gente esta manipulada.
(José Luís San Pedro)



Gran parte de las sobrexigencias de las que se hablaba en el párrafo anterior vienen impuestas por los medios de comunicación, de los que somos grandes seguidores y fieles a todo lo que ellos nos quieren hacer ver. Tenemos, desgraciadamente, escasa capacidad de crítica y valoración de lo que nos transmiten, parte porque no la entrenamos, lo que lleva a que asumamos y aceptemos toda la información que nos transmiten sin plantearnos absolutamente nada. Nos hemos creído cosas tan absurdas e inciertas como que los inmigrantes son los causantes y culpables de la crisis, las personas con discapacidad nos son aptas para desempeñar un empleo normalizado o incluso que los bancos son los que nos van a salvar de la situación en la que estamos viviendo, por lo que hay que prestarles todo el apoyo económico. 



Somos naturaleza. Poner al dinero como bien supremo nos conduce a la catástrofe.
(José Luís San Pedro). 



Es hora de que poco a poco comencemos a ser algo analistas y críticos, no creyéndonos de buenas a primeras todo lo que nos transmiten desde los medios. Seamos capaces de reflexionar acerca de los acontecimientos que se dan en nuestro entorno, informémonos de diferentes fuentes de información, escuchemos múltiples opiniones acerca del hecho y construyamos nuestro propio punto de vista. Es la única manera de llegar a ser personas libres, no dejándonos influenciar únicamente por las alocadas propuestas y ritmo de vida del entorno. 



Nos educan para ser productores y consumidores. No hombres libres.
(José Luís San Pedro). 

Aroma de sensibilidad

Comentarios

Unai Alberdi ha dicho que…
La nueva tendencia de vida y un erróneo concepto de éxito nos está llevando a perder la cabeza y destrozar el don de la sensibilidad.
Os dejo un video en el que entrevistan a José Mujica, muy recomendado e interesante.
Que tengáis una buena semana!!!

https://m.youtube.com/watch?v=Fbxw-CD-uaU