APROVECHA TU SENSIBILIDAD

Como en más de un artículo publica en este blog se ha dado a conocer (voluntariado), vivimos en una sociedad cada vez más individualista y competitiva lo que, desgraciadamente, hace que cada vez seamos menos capaces de dejar de mirarnos por un instante a nosotros mismos, no sobrealimentar a nuestro ego y visualizar todo aquello que nos rodea. Fenómeno que yo mismo he bautizado con el término de: desensibilización de la sociedad, un entorno cada vez menos menos sensible con el malestar ajeno.


LA SENSIBILIDAD NO ES UN DEFECTO, ES UNA CUALIDAD

La sensibilidad, tanto por la naturaleza, animales, personas de tu entorno, individuos que sufren... siempre ha estado, erróneamente, visualizada e interpretada como una debilidad de la persona. Sin embargo, hoy te vengo a decir lo contrario, la sensibilidad, como lo vas a poder comprobar, es un gran potencial del individuo que puede ayudarte en muchos factores de la vida. 

LA SENSIBILIDAD COMO POTENCIAL DE LA PERSONA

Es verdad también y se debe de reconocer cómo, las personas sensibles, podemos ser más propensas a que ciertas emociones como: ansiedad o tristeza, nos aparezcan ante situaciones que nos generan malestar. Pero, sin embargo, como a continuación se va a exponer, la fortuna de poder ser personas con cierta sensibilidad nos permite experimentar y gozar más intensamente ante múltiples situaciones vividas.

CON LA SENSIBILIDAD SE VIVE MAS INTENSAMENTE

Comenzando con las cualidades y beneficios que nos puede aportar la sensibilidad, podemos afirmas que las personas sensibles tienen más desarrollada su inteligencia emocional. Esto es, con el paso del tiempo los individuos van conociendo y poniendo nombre a todas aquellas emociones diferentes que brotan ante ciertas vivencias, lo que les permite poder ir dándoles a cada una de las mismas la importancia necesaria, sin dejar que la misma interfiera de manera negativa a la vida de la persona.

INTELIGENCIA EMOCIONAL DESARROLLADA

Con una buena sensibilidad trabajada se tiene mayor conciencia de uno mismo y del entorno que nos rodea. Como al principio del artículo se mencionaba, nos estamos convirtiendo en seres totalmente competentes que únicamente se miran a sí mismos sin importarles apenas los demás. Sin embargo, tener sensibilidad por el medio natural en el que convivimos, por los animales que nos acompañan y las personas con las que compartímos día a día, nos ayudará a crecer personalmente tanto a nosotros mismos como a todo el medio que nos rodea, apostando por una mejor y más sana convivencia.

MEJOR RELACION CON EL ENTORNO

Es verdad que las personas sensibles podemos experimentar más intensamente las emociones tristes o melancólicas ante diferentes sucesos, pero al mismo tiempo, también experimentamos de forma intensa las emociones positivas ante una gran cantidad de estímulos o acciones que llevemos a cabo o se den en nuestro día a día, aprovechando y disfrutando más del momento.

RECUERDA

Comienza a mirar la sensibilidad desde otra perspectiva, mirarla como una fortaleza y no una debilidad. Acepta sus limitaciones pero aprovecha sus innumerables fortalezas y factores positivos. Vive, junto a ella, la vida más intensamente que puedas.  

Comentarios

Unai Alberdi ha dicho que…
Os dejo un interesante y dinámico video acerca de cómo aprovechar la sensibilidad: https://www.youtube.com/watch?v=3LV9OfxU5zw