CAMINO AL INFIERNO

 



Te encuentras sentado en una terraza, sosteniendo el periódico con ambas manos, mientras llega el café solo que habías pedido. Ves que hoy también está la pareja de Municipales que, al igual que tú, acuden cada mañana a la cafetería. Les haces un gesto con la cabeza a modo de saludo y continúas leyendo.

Según vas pasando las páginas, llegas a un titular que te llama la atención: DESALOJO. Lees por encima el texto y compruebas que se trata, efectivamente, de un desalojo llevado a cabo en uno de los barrios de tu ciudad. Te suena que había ocupas en las escasas casas abandonadas y viejos talleres en desuso que formaban el Infierno.

Hay una imagen que ocupa casi media página. Un gran grupo de antidisturbios frente a unas pocas personas sentadas en la acera. ¿Ahora era el momento? ¿Dónde irá toda esta gente? Te preguntas mientras miras detenidamente la fotografía.

Te terminas el café de un solo trago, doblas el Diario Vasco, lo dejas en la barra y entras al servicio

Al salir, algo te tira de los hombros, como si te hubieran puesto un saco de cemento sobre ellos. Se trata de una mochila y esta a reventar. De pronto, te llevas un gran susto al verte las manos y la ansiedad incrementa al remangarte y comprobar cómo toda tu piel se ha vuelto negra. ¿Qué ha sucedido?

De la pesada mochila, cuelgan un sinfín de cachivaches que se balancean cada vez que das un paso: pequeños elefantes, pañuelos, pulseras, llaveros, colgantes, collares, incluso un par de fruteros plegables de madera.

Queriendo preguntarles acerca de lo que te acaba de suceder, te acercas al grupo de conocidos que se encuentran en la terraza pero, incluso antes de que llegues, ves como sus cabezas se mueven de un lado para el otro: No gracias.

La pareja de Municipales ha terminado el desayuno, se levantan y se dirigen hacia ti. Sin pararte a reflexionar demasiado y descartando la idea de preguntarles nada acerca de lo acontecido, piensas que marcharte será la mejor opción.

Comienzas a seguir a tus pies, a donde ellos te lleven, sin rumbo ni destino fijo. ¿A dónde voy?

Vas paseando mirando al mar cuando un joven, con voz tímida, te pregunta por el precio de dos pulseras. Te pilla desprevenido, no sabes qué contestarle y le sueltas lo primero que te viene a la cabeza:

―Un euro.

― ¿Por las dos o un euro cada una?

―Por…las dos.

Aun y todo te da una moneda de dos y no te pide el cambio. Ves cómo se da la vuelta y le entrega la pulsera a una chica que le espera a escasos metros.

Alguien grita. Al principio te parece que dice algo incomprensible, sin sentido. La gente se da la vuelta para ver de donde provienen los gritos, tú también. Al voltearte descubres que se dirige a ti. Se trata de otro vendedor ambulante, lleno de cachivaches y con una pesada mochila que cuelga de sus hombros. Mostrando una amplia sonrisa, te choca la mano y te da un par de suaves toque en la espalda.

Ha empezado a anochecer y tú le sigues al paisano con el que te acabas de encontrar. Supones que regresaréis a casa, hace un rato que habéis dejado el centro de la ciudad, ahora vais por el arcén de una carretera en la que los coches os adelantan a gran velocidad.

Por delante va tu compañero, quien se ha metido por un estrecho camino hacia la derecha, donde la tenue luz de unas farolas alumbra un oscuro barrio compuesto por casas abandonadas y viejos talleres en desuso que forman el Infierno.

                                                                                                                                          UNAI ALBERDI ALONSO

Comentarios

evgswb98rl ha dicho que…
In the long run|the lengthy term}, the casino pays back ninety seven to ninety eight cents in prizes of each dollar that a gambler spends on these games. With slot machines, it's typical for a casino to only pay back 90 to 95 cents—and the casino keeps the rest. If this appears underhanded, thoughts that|remember that|understand that} slot machines are one of the popular games at a casino; few individuals seem to mind. And should you 코인카지노 contemplate that state lotteries have payout charges which are be} a lot nearer to 50 cents on the dollar, slot machines don’t look that bad. It's a typical perception that enjoying in} "hot" machines present you with|provides you with} a greater chance of profitable massive. But based on Mark Good, a former CEO of an online gambling enterprise and founding father of model new} startup Bingo Sites Guru, this is all a fable.