DESDE EL AMOR SI, DESDE EL MIEDO NO

Actualmente nos encontramos en una época, quizá difícil, rodeados de tremendas noticias que no hacen más que hablar de terribles catástrofes y de la creciente situación de paro juvenil, llenándonos de sentimientos relacionados con la incapacidad de poder actuar y hacer frente a semejante escenario. Un momento de la vida en el que nos hemos dado por vencidos, proclamando ganador al entorno, a quien dejamos que tome cada una de nuestras decisiones que nos conducen, poco a poco, hacia un futuro. Ahora viene mi pregunta: ¿Se asemeja ese al futuro que nosotros queremos aprovechar y disfrutar? 

TENEMOS QUE RECUPERAR LA FUERZA Y CONFIANZA PARA EMPEZAR A TOMAR NUESTRAS DECISIONES.

Sabemos de sobra que la mayor locura que podemos llevar a cabo es la de intentar tener controlados todos y cada uno de los acontecimientos del futuro. En infinidad de ocasiones perdemos gran cantidad de tiempo planificando, con toda serie de detalles, cómo va a ser el acontecimiento que está por venir, para ir analizando las herramientas y recursos que tenemos en nuestras manos para poder hacerle frente. El problema está en que solemos ver el porvenir con una mirada sumamente catastrofista y los recursos que planeamos para enfrentarnos ante semejante acontecimiento, que nunca llega a ocurrir, son exagerados. Pretendemos matar moscas a cañonazos.

HACERTE DUEÑO DE TUS DECISIONES NO SIGNIFICA QUE TENGAS QUE TENER CONTROLADO EL FUTURO, YA QUE ES IMPOSIBLE.

La resilencia de la que hoy queremos hablar nos ayudará a ser nosotros los responsables de las decisiones que vamos adoptando, desde nuestro corazón y nunca desde el miedo, haciéndonos más fuertes ante los problemas, sin dejar que estos últimos nos terminen paralizando a nosotros. Uno de los primeros conceptos que debemos de tener en cuenta es que siempre que tomamos una decisión en nuestra vida, la tomamos desde el amor o desde el miedo. Solemos decantarnos, por ejemplo, a la hora de elegir un oficio o bien porque nos apasiona el trabajo que se realiza en el mismo o bien porque tenemos miedo a quedarnos sin dinero y sabemos que dicho empleo nos proporcionará unos ingresos económicos mensuales. Este simple ejemplo nos sirve para ver cómo una decisión tomada desde el miedo no tiene nada que ver con la misma tomada desde el amor. Hoy en día, lo que nos está ocurriendo es que la gran mayoría de los medios de comunicación nos están llevando a que adoptemos las decisiones de nuestro día a día desde el miedo.

DESDE HOY VOY A TOMAR LAS DECISIONES DESDE EL AMOR Y EL MIEDO LO SUPERARE ENFRENTANDOME AL MISMO.

¿Con la filosofía de tomar siempre las decisiones desde el amor y no desde el miedo significa que debemos de rechazar todo aquello que no nos guste y evitar a toda costa situaciones duras o de conflicto? NO. Adoptar las decisiones desde el amor también significa que nos vamos a encontrar con dificultades, problemas y situaciones en la vida que nos suscitaran emociones no tan agradables como la tristeza, el estrés, ansiedad, depresión, ira... Pero ante las mismas, en vez de tenerles miedo y dejar que campen a sus anchas en nuestro interior, nos iremos haciendo lo suficientemente fuertes como para aceptarlas, entenderlas, permitirles que estén en nuestro interior pero no dejando que sus síntomas nos influyan en gran medida en nuestro día a día.

LOS PROBLEMAS NO LOS EVITAREMOS, A PARTIR DE AHORA, LOS CONSIDERAREMOS FUENTE DE CRECIMIENTO Y APRENDIZAJE. 

Desde hoy plantéate, sin hacer tampoco grandes introspecciones, si las decisiones que vas a tomar las adoptaras desde el miedo o desde el amor. Reconoce qué emociones sueles experimentar a lo largo del día y acéptalas, no trates de quitártelas de tu interior. Comienza a leer y a informarte de fuentes de información más positivas ya que las demás solo te dirán lo mal que van las cosas, sin aportarte nada. No evites los problemas y conflictos, enfréntate a los mismos y veras como vas creciendo.

Comentarios

Unai Alberdi ha dicho que…
Muchas veces, cuando debemos de tomar una decisión que nos cuesta en nuestras vídas, no solemos saber dónde poder encontrar información para facilitar el proceso. Por ello, os recomiendo una autor que explica sumamente bien las claves de cómo tomar las decisiones desde el AMOR y no desde el MIEDO.
Su nombre es SERGIO FERNÁNDEZ.

www.pensamientopositivo.org